ASIA,BALI,INDONESIA,INICIO

4º DÍA EN BALI

Y llegó el que sería nuestro último día completo en la isla de Bali! Y además, era mi cumpleaños! Dónde mejor cumplir años que en Bali??!

El día empezó muy bien, con un sol radiante y nosotros llenos de ganas de aprovechar el último día en la isla antes de irnos al día siguinte a las islas Gili donde pasaríamos 5 días de relax!! Nada mal!! no? jaja

Nuestra ruta del día consistía en:

Ruta Este – Bali:

  • Lotus Lagoon
  • Templo Lempuyang 
  • Tirta Gangga
  • White Sand Beach

Empezamos la ruta yendo a visitar el Templo Lempuyang. Pero antes paramos en el Lotus Lagoon, que nos quedaba de camino y es una parada que está bien.

– Lotus Lagoon –

Como indica el nombre, es un lago repleto de flores de loto. Por el día, a medida que va saliendo el sol se recogen y cuando cae el día se abren, por eso está bien ir por la mañana cuando el sol todavía no es muy intenso. Es muy bonito de ver.

Templo Lempuyang 

Desde Ubud hay dos horas de trayecto hasta el templo y el guía nos dijo que valía la pena ir por la mañana pronto porque desde arriba, si el día está despejado, podríamos ver el volcán Agung de frente. Y no se equivocó!

– Templo Lempunyang con vistas al volcán Agung –

En esta parte de la entrada del templo, considerada como las Puertas del Cielo, podréis hacer fotos muy chulas si tenéis la suerte de encontrar un día despejado. Por eso es mejor ir por la mañana protonto ya que en Bali suele nublarse el día a medida que pasan las horas.

– Fachada principal del Templo Lempunyang –

Situado a más de 1000 metros sobre el mar en el monte Lempuyang, este templo dedicado al Dios de la Paz, es uno de nuestros templos favoritos! Además está poco explotado y de momento no suele haber mucho turista. Para subir hasta él mejor subid en coche ya que hay mucha pendiente y el camino es un poco duro.

Tirta Gangga

¡Uno de nuestros favoritos! A pesar de que muchos crean que es un templo, Tirta Gangga es un palacio, dedicado al agua. Se construyó  durante el reinado de Amlapura en 1906, época de la dominación holandesa en la isla. En 1963, con la erupción del volcán Agung, quedó devastado el lugar y los balineses decidieron rehacerlo pero con fines turísticos.

La imagen que a todos nos suena cuando pensamos en este templo es la de las plataformas de piedra flotantes pero también tiene unos terrenos muy bonitos para pasear.

El lugar es una maravilla para pasear y aprovechar a saltar por las plataformas fijas de piedra que hay sobre el agua. También hay dos piscinas donde te puedes bañar.

Una vez visitamos y paseamos por las instalaciones nos fuimos camino a la playa donde pasaríamos el resto del mediodía y tarde. La playa que nos recomendó el guía fue la White Sand Beach, que nos quedaba muy cerca de donde estábamos y donde nos dijo que estaríamos muy tranquilos. Y la verdad es que fue un acierto.

White Sand Beach

Una vez llegas al párquing de coches, tienes que coger un caminito de tierra que te llevará a la playa, un poco más abajo. Las vistas desde arriba ya son una maravilla.

Como ya era la hora de comer, dimos un paseo por los diferentes restaurantes que había a pie de playa, unos 5 aprox. y finalmente nos decantamos por casi el último. La atención que recibimos fue buenísima y Angel Luís quedó encantado con el pescado recién pescado que le ofrecieron y se lo hicieron a la brasa. Yo en cambio opté por un sandwich fresquito.

El resto de la tarde nos la pasamos bañándonos y relajándonos en la hamaca… qué maravilla! Había leído que las playas de Bali no son maravillosas, pero la verdad es que a nosotros nos encantó!

Cuando ya nos disponíamos a irnos salían pescadores con sus barcas a pescar.

Nos hubiéramos quedado más rato en la playa pero a las 18h teníamos que estar en el hotel y el camino de vuelta era largo.. así que dijimos: no pasa nada… mañana tendremos más playa! En el paraíso… las islas Gili!!! 😉 Os lo explicamos en breve!!

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *