CONSEJOS VIAJEROS,INICIO

CONSEJOS SANITARIOS VIAJEROS

Hoy en día gracias a los diferentes medios de transporte y sus precios cada vez más asequibles así como a la mejora de las infraestructuras podemos viajar a cualquier destino del mundo en cualquier época del año, ya sea por turismo, trabajo o negocios. Pero ninguno de nosotros estamos exentos de sentirnos mal o enfermar y que eso nos pueda “amargarnos” el viaje. Por eso, nosotros recomendamos obtener la tarjeta sanitaria europea para viajar a los países donde es válida o contratar un seguro de viaje con cobertura suficiente para pagar una posible hospitalización y la repatriación en el caso de países con una calidad sanitaria baja. Os dejamos aquí un descuento de un 5% en tu seguro de viaje con IATI.

En España tenemos un sistema sanitario que se encuentra en el top mundial. Podemos acceder de manera rápida, cómoda y recibir una atención y servicio de alta calidad, pero hay muchos países donde la asistencia sanitaria es de una calidad inferior o sino, muy cara, como sería el caso de los EEUU donde una visita a urgencias podría costarnos unos 1000€ o la atención urgente de un infarto unos 90mil€; y todo ello teniendo en cuanta que primero debes de pasar la tarjeta de crédito y luego ya te atienden.

De la misma manera que organizamos detalles típicos del viaje como son el transporte o el alojamiento, pensamos que debería ser una práctica habitual la adopción de las medidas sanitarias necesarias para reducir los riesgos asociados al viaje, mediante la consulta a los profesionales sanitarios especializados de los centros de vacunación internacional y de los centros de salud. Teniendo en cuenta que Angel Luis es médico, vamos a aprovechar a daros unos consejos que esperemos que os sirvan de ayuda.

ANTES DEL VIAJE

Debemos de tener en cuenta que en otros países existen enfermedades, algunas de ellas graves, y que no se producen en nuestro entorno y para las cuales podríamos no estar inmunizados (aquí puedes consultar los requisitos de vacunación de cada país).

Si tu destino es un país tropical o subtropical, donde haya malaria o paludismo endémico, hay que tener en cuenta que se transmite por la picadura de un tipo de mosquito y es una enfermedad potencialmente mortal. Se recomienda el uso de repelentes para prevenir la picadura (más vale prevenir que curar). Sobre todo al amanecer y al atardecer, debéis de usar los que contengan al menos un 30% de dietil-toluamida, DEET o dimetil-ftalato y repetir su aplicación cada 3-4 horas. Valora tomar los medicamentos específicos para la prevención de la malaria (los llamados antimaláricos) consultando siempre a tu médico.

Botiquín de viaje:Más adelante haremos un pequeño post sobre los medicamentos que recomendamos llevar en vuestros maravillosos viajes, pero os avanzamos que si usáis un tratamiento crónico es recomendable un informe médico donde describa la patología y justifique la medicación o el uso de agujas (muy recomendable que esté traducido al inglés para evitar tener problemas), llevar la cantidad necesaria para hacer frente a un período más largo de lo programado, para poder hacer frente a cualquier contratiempo y recomendamos siempre ubicarla en la maleta de mano para evitar perdidas.

DURANTE EL VIAJE

“Síndrome de la clase turista”

Causada por la limitación por los movimientos durante trayectos largos, y que podría presentarse sin síntomas como hinchazón en las piernas, hormigueo, mareo o dolor. Si se agrava puede llegar a producirse una trombosis en las piernas (generalmente en personas con predisposición o problemas en la coagulación). Podemos decir que al estar mucho tiempo en la misma posición la sangre puede tener dificultades para su circulación y es cuando pueden formarse trombos. Pero como el cuerpo humano es “muy listo” tenemos mecanismos para que esto no pase, ya que cada vez que nos movemos, contraemos los músculos de las piernas que hacen que la sangre se mueve en la dirección correcta (hacia el corazón) y así evitar problemas.

Os dejamos algunas recomendaciones para evitarlo:

Prendas poco ceñidas y calzado cómodo, que se pueda abrir o quitar con facilidad si el pie se dilata. Medias o calcetines de compresión.
No cruzar las piernas de forma prolongada, realizar estiramientos o paseos durante el viaje
Beber abundantes líquidos ( no café ni alcohol que favorecen la deshidratación)
Ejercicios de flexo-extensión durante algunos minutos cada hora, moviendo brazos y piernas y levantando la punta de los pies.

Diarrea del viajero

La mejor manera de prevenirla es poniendo especial atención a lo que tomamos o ingerimos, ya que las bebidas y los alimentos contaminados son la mayor fuente de infecciones intestinales durante los viajes. Por eso, os recomendamos que seáis prudentes en lo que comáis, sobre todo en países con altas temperaturas (ya que hay mayor y más rápida contaminación). Existe una regla que dice “los alimentos, pélelos, cuézalos o fríalos y si no… déjalos!! Es verdad que el riesgo de infección depende de las zonas y lugares donde comamos, así podemos encontrar diferencias entre comer en una casa particular o en puestos de venta ambulante.

Los síntomas típicos son diarrea, nauseas, vómitos y malestar general (MEG). Suele tener una duración de entre 24h- 7 días y raramente es grave pero podría ser potencialmente mortal. ¿Qué se recomienda? Pues…

– SRO (suero de rehidratación oral) bien sea preparado o en sobres que se disuelven en agua (hervida o mineral).

– Antidiarreéico puede aliviar los síntomas en diarrea no grave pero siempre debería ser aconsejado o prescrito por un médico, ya que podría enmascarar otras complicaciones.

– Evitar los lácteos y cualquier bebida de dudosa potabilidad.

– Si la diarrea contiene restos de sangre, va acompañada de fiebre alta o vómitos que impidan reponer líquidos, debes de ir al hospital.

Enfermedades de transmisión sexual

Estas enfermedades, incluidas el VIH/SIDA, van en aumento en los últimos años y están presentes en práticamente todos los países del mundo. Muchas de estas enfermedades no solo pueden contraerse por contacto sexual, sino que, también pueden transmitirse de madre a hijo durante el embarazo o el parto, por sangre contaminada o el uso de agujas infectadas. Las medidas de prevención son las mismas en el extranjero que en tu país de origen. El contacto sexual múltiple o con personas que mantienen relaciones múltiples puede ser un riesgo. El medio más eficaz para evitar transmisiones de estas enfermedades es usar siempre protección con preservativo y para evitar el contagio a través de la sangre es importante no compartir nunca agujas, jeringuillas o material con probable contaminación como cuchillas de afeitar, cepillo de dientes o utensilios de acupuntura o tatuajes. Y os recordamos que no hay  ningún tipo de riesgo de transmisión de VIH por usar el mismo transporte público, una silla, saludar, acariciarse, usar un baño público o la transmisión por picadura de mosquito u otros insectos.

DESPUÉS DEL VIAJE

Algunas enfermedades se manifiestan semanas o meses después de regresar de viaje, así que si tras la llegada a casa comenzáis a notar algún síntoma o transtorno de salud… consultad a vuestro centro de salud o a un médico.

 

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *