ESPAÑA,GRANADA

GRANADA MÍA

Ya lo dijo Federico García Lorca: “Granada está indefensa ante la gente; pues ante los halagos nada ni nadie tiene manera de defenderse”. Y es que a Granada, simplemente es, la ciudad más bonita del mundo!! Bienvenid@s a Granada!!!

Este post es especial porque como sabéis una mitad de twolivestraveling, en este caso, Angel Luis, es de Granada, así que tiene un especial cariño hacia esta ciudad. Así que ahí van nuestras recomendaciones y cualquier duda, ya sabéis que nos podéis consultar a través del blog o las RRSS 😉

– Llegada en avión   Desde el aeropuerto al centro hay un servicio de autobús que os dejará en el centro en unos 40min aprox. El billete cuesta 3€ y se compra directamente al conductor. Los autobuses suelen salir a los 30min de aterrizar el vuelo y la parada está saliendo del aeropuerto a la derecha. La parada que os puede interesar si vais al centro de Granada será Gran Vía de Colón-Catedral y/o Puerta Real. La otra opción que tienes es coger un taxi o Uber. Tardarás unos 25 minutos al centro de Granada y te costará unos 25-30€ aprox.

– Llegada por carretera 🚘, la A44 te deja en la salida del centro, Recogidas (ojo! Hay zonas restringidas a la circulación y un sistema de cámaras. Registra tu matrícula previamente en el alojamiento y así evitarás una multa!)

Y una vez en Granada… Qué ver?

En Granada hay mucho que ver y caminar, así que llévate un buen calzado y a patear la ciudad!!! 😉 Te aconsejamos pasear por el casco histórico, es un imprescindible, sin duda! Puedes comenzar el paseo subiendo por la calle Recogidas y la calle Reyes Católicos, girando a la izquierda llegarás a la Plaza de Bib-rambla y a la Catedral o Santa Iglesia Catedral Metropolitana de la Encarnación de Granada. La Catedral es la primera iglesia renacentista construida en España, obra de Diego de Siloé.

Vale la pena bordear su exterior para disfrutar de todos los detalles que ofrece su fachada, a pesar de que correremos el riesgo de que alguna vendedora nos increpe para comprarle romero o perejil (hacedles caso omiso). Su construcción concluyó en el año 1563 y está conformada de varias capillas siendo la más importante la Capilla Real. En esta capilla es donde se encuentran los restos de los Reyes Católicos, Isabel I de Castilla y Felipe II de Aragón, también aquí se encuentran enterrados su hija, Juana la Loca y el esposo de ésta, Felipe el Hermoso. A pesar de pertenecer al mismo conjunto arquitectónico la visita a los dos edificios religiosos se hace por separado. El precio de entrada a la Catedral es 5€ (gratis si vas a la hora de misa) y el de la Capilla Real otros €5 euros (visita gratis el domingo pero hay que reservar al menos con 24 horas de antelación de manera electrónica a través de su web.

Podemos  continuar caminando dirección Plaza Nueva (dejando atrás la plaza Isabel Católica), allí podrás observa La Real Chancillería, edificio más notable de la plaza. Fue una de las primeras edificaciones monumentales construidas en la ciudad tras la conquista de la misma por parte de los Reyes Católicos. Fue el primer espacio de España construido expresamente para ser sede de un tribunal de justicia y es una de las más espectaculares muestras de manierismo renacentista del país. Justo frente del edificio judicial se encuentra el Pilar del Toro, una preciosa fuente renacentista que se atribuye al genial artista Diego de Siloé. A dos pasos de ésta, se encuentra la Iglesia de San Gil y Santa Ana construida, según planos de Diego de Siloé, sobre la antigua mezquita de Almazra. Del antiguo oratorio musulmán apenas quedan el minarete, transformado en campanario, y las huellas de lo que fue el antiguo arco de herradura de su fachada principal, adornada ahora con una magnífica portada renacentista

Cruzamos el Puente de las Chirimías (que eran flautas que se tocaban desde los balconcillos o miradores instalados para ese uso) para caminar por el Paseo del Padre Manjón, aunque todo el mundo lo conoce como el Paseo de los Tristes porque era el lugar por donde pasaban los cortejos fúnebres camino del cementerio. Discurre paralelo al río Darro y por el cual ya iremos disfrutando de las primeras vistas de la Alhambra desde, por ejemplo, la plaza del padre Manjón, abierta en el margen izquierdo del Darro, mientras nos dirigimos rumbo al barrio de Albaicín, que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1994 y del que se destacó “el rico legado de la arquitectura árabe con la que armoniosamente se combina la arquitectura tradicional andaluza”. 

En el Albaicín simplemente piérdete por sus callejuelas laberínticas y sus tiendecitas de artesanía de lo más bonitas.

Para llegar a la cima del barrio a pie tienes dos opciones: el más rápido, subir la Cuesta del Chapiz y doblar en el Carril de las Tomasas (quinta bocacalle a la izquierda); o el otro camino lo puedes hacer tú mismo, subiendo por la Cuesta de la Victoria y callejear siempre hacia arriba y hasta llegar al Mirador de San Nicolás.

En el barrio del Albaicín podrás disfrutar de la belleza de los cármenes, casas de estilo arábigo-hispánico. Es un tipo de finca rústica con jardín y árboles frondosos.

Uno de los cármenes más bonitos de Granada, la Media Luna

Si no quieres caminar mucho, otra opción es tomar la línea de bus C31 que tiene parada al lado de la plaza Isabel la Católica, cruza frente a la heladería “Los Italianos” o en la misma plaza Padre Majón, y bájate en la parada del Aljibe de Las Tomasas. Aquí conviene visitar la Iglesia del Salvador que fue, hasta la conquista cristiana, mezquita mayor del barrio del Albaicín)

Una vez en el mirador de San Nicolás (el más famoso de Granada, pero no el único ya que  tenemos el de San Cristóbal, el Cruz de la Rauda, el de la Lona…) disfrutarás de uno de los paisajes más fascinantes que se pueden ver: el cielo azul (si no está nublado, claro!), las montañas con las cimas nevadas, la Alhambra con sus palacios, jardines, fuentes, acequias, murallas, alcazaba, torreones… Brutal!

A espaldas de San Nicolás podéis visitar la Mezquita mayor (blanca, bonita y con unas vistas privilegiadas) y siguiendo el callejón de San Cecilio llegarás a la Plaza Larga, centro geográfico del barrio. A esta placeta llegarás a través de la Puerta de las Pesas, que data del siglo XI y que formaba parte de la red de murallas construidas por los musulmanes para proteger la ciudad. En esta puerta se colgaban las pesas manipuladas por los comerciantes que engañaban a sus clientes. Allí, en Plaza Larga tienes la excusa perfecta para ir a tomar un café en Casa Pasteles

Paseando bajamos de nuevo hasta los aledaños de la Calle Elvira, cuyas callejuelas adyacentes – Calderería Nueva y Calderería Vieja – colorean las numerosas tiendas de souvenirs con todo tipo de obsequios y complementos hippies y árabes (pañuelos, bolsos, vestidos, joyería…) El aroma de las teterías árabes lo notaréis nada más llegar donde podéis parar a tomar una taza de té o refresco. 

Desde la parte baja del Albaicín también podemos acercarnos al barrio del Sacromonte donde se encuentran ubicadas las Cuevas del Sacromonte. Se dice que el origen de estas cuevas se remonta al siglo XV. Tras la conquista de la ciudad de Granada por los reyes católicos, los judíos y musulmanes fueron desterrados de la ciudad y llegaron a habitar estas cuevas. Más tarde se unirían también los gitanos. (Desde la calle San Nicolás la distancia a las cuevas es de 1.5 km y tardarás más o menos unos 20 minutos en llegar. Puedes tomar el autobús de la línea C34 en la Plaza Nueva y te llevará a la parada Sacromonte 2, desde la que puedes llegar a las cuevas)

Y luego.. está, La Alhambra!

NO puedes ir a Granada y no verla! Podrías estar toda la vida admirándola… 

Mirador de San Nicolás

A pesar de que ya existía una edificación sobre la colina  de la Sabika en el  siglo IX (situada allí, en parte por los suministros acuíferos y en parte para su facilidad para la defensa), no es hasta el año 1238 cuando comienza a ser utilizada como residencia real. Tiene una superficie amurallada de 104,697 m², entre jardines, ciudad, fortaleza militar, palacios y torres. A esto, hay que sumarle los 117,378 m² del Generalife, el palacio de verano de los sultanes granadinos, que incluye un palacio, jardines y huertas.

La entrada a la Alhambra cuesta 14euros, menores de 12 años es gratuito. Os recomendamos comprar con antelación las entradas porque se agotan rápido. Aquí os dejamos la web de donde comprarlas, ojo, qué hay otras webs donde puedes comprar pero no son las oficiales y os cobrarán más!!

 

Pero si no has sacado entrada con antelación y te has quedado sin poder visitar la Alhambra, no te desesperes, puedes dar un paseo por sus alrededores y visitar el palacio de Carlos V (es gratis) y disfrutar de los jardines y del ambiente que se respira.

Ah! y si no quieres caminar, tienes la opción de subir con el bus C32 desde Plaza Nueva. 

Y si el Albaicín era el barrio árabe, el Realejo fue el antiguo barrio judío que los Reyes Católicos derrumbaron para asentar las casas de los nobles en la Granada cristiana. 

El Realejo es un barrio con encanto, de aire bohemio, donde se mezclan estudiantes, artistas, músicos y turistas con los vecinos de toda la vida y las cofradías que en Semana Santa manifiestan su máximo apogeo.

Desde la plaza de Isabel la Católica toma la calle Pavaneras para adentrarte en el barrio. Puedes llegar hasta el Campo del Príncipe donde los niños pueden pasar un rato en los columpios mientras vosotros os tomáis una tapita en alguna de las numerosas terrazas que hay allí. Si os animáis, hasta podéis subir a la parte alta del barrio y visitar el lavadero, de origen judío del s. XVII que se encuentra en la placeta de la Puerta del Sol (esta pertenecía a la muralla zirí que fue demolida en 1867), lugar no frecuentado por las habituales rutas turísticas, uno de los lugares más desconocidos incluso para los propios granadinos, pero merece la pena encontrarlo a pesar de no estar señalizado, porque ofrece una de las mejores vistas de Granada. 

Y de ahí en un salto nos asomamos a las también poco frecuentadas Torres Bermejas, cuya misión era la de vigilancia y proteger la ciudad. Están situadas frente a la Alhambra pero separadas por el barranco de la Sabika. Estas torres se utilizaron como cuartel militar y cárcel de mujeres hasta mediados 1936. Entre las mujeres que allí estuvieron encerradas destacó Agustina González, “La zapatera”, gran defensora de la igualdad entre hombres y mujeres. 

Otra de las atracciones del Realejo son los grafitis de El Niño de la pinturas, el pseudónimo por el que se conoce al artista Raúl Ruiz. Lleva años adornando las paredes con sus frases y obras.

Otra parada interesante es la Huerta de San Vicente la casa de verano del escritor Federico García Lorca y su familia. Perteneció a la familia desde el año 1926 hasta el 1936 poco después del asesinato de Lorca. Podrás ver la habitación en donde Lorca escribía, así como varios dibujos de su mano y de Salvador Dalí, quien era un gran amigo del escritor (El precio por entrar a verla son 3€)

Si tienes tiempo también puedes subir a Sierra Nevada a esquiar o simplemente pasear y admirar las montañas y respirar aire puro. 

La Alpujarra granadina, situada a los pies de Sierra Nevada y al sur de Granada, tiene de todo: rutas, gastronomía, viñedos, arquitectura islámica, naturaleza y, ante todo, unos pueblecitos que son una preciosidad. Algunos de ellos como están considerados los “Pueblos más Bonitos de España”. Por ejemplo Capileira y sus casas blancas, que está a unos 75 kilómetros de Granada. Entre el Mulhacén y el Veleta, cuenta con el conjunto histórico del barranco de Poqueira, y de Sierra Nevada. Si dispones de más días, es una escapadita en coche muy aconsejable. Ah! Y recuerda que la playa la tienes tan solo a 30 minutos en coche 😉  

Alpujarra

🌸Un capricho

Un baño árabe en el Albayzín: El Hamman Al Andalus, a pocos metros de Plaza Nueva, son una magnífica opción para descansar después de una jornada de exploración por la ciudad. Ya sólo el ambiente invita a la relajación. Este hamman ofrece sala de baños fría y caliente y masajes. Todo un gusto.

🚌Transporte Urbano

Precio del bus 1,40€, puedes pagar al conductor o sacar una tarjeta y recargar 10€ y el viaje sale a 0,85€ (la tarjeta tiene un recargo de 2€ que luego se reembolsa)

Y hasta aquí la parte más cultural de la visita a Granada… pero sin duda sabemos que si algo llama la atención de miles de turistas que pasan al año por Granada es su gastronomía!!! Ir de bares y tapas es algo muy sagrado en Granada. Y más que una religión, las tapas son un arte: caracoles guisados, patatas a lo pobre, pescado rebozado, migas, embutidos, quesos, pinchos de carne, albóndigas, gambas, coquinas… todo en Granada es susceptible de transformarse en una tapa! Os aconsejamos algunos sitios en el post dedicado a ello.

 

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *